Consejos para dormir a tu bebé

Uno de cada cinco niños tiene problemas a la hora de dormir. Es muy habitual que les cueste dormirse, o que se despierten en mitad de la noche.Si tu bebé se despierta a menudo en mitad de la noche, puede perturbar tu propio ritmo de sueño causándote problemas a lo largo del día, e incluso será más probable que entres en un período de depresión.

En este post queremos darte algunos consejos para ayudaros a dormir. Estos consejos te resultaran útiles si tu bebé es mayor de 6 meses. Para que sean efectivos, es necesario ser constante, seguir las pautas todos los días, incluidos los fines de semana.

Consejos:imagesDCZ32DFR

• Realizar los actos sociales durante el día, y estar por la noche tranquilos y en casa siempre. Esto le ayudará a diferenciar la actividad entre la noche y el día.

• Si tiene entre 6 y 8 semanas, cuando comience a dormirse, aunque todavía esté despierto, deja que el bebé se duerma por sí mismo. De no ser así, es probable que después dependa siempre de ti para conciliar el sueño.

Dormirlo siempre con la misma rutina. Es decir, tomar la costumbre, por ejemplo de darle un baño, cantarle o contarle un cuento y después dejarle dormir. Incluso puedes probar a darle un masaje. La rutina no debe durar más de 45 minutos y siempre ha de terminar en la cuna del bebé.

Darle un objeto seguro, como un peluche. Intenta tenerlo cerca de ti unos minutos para que se impregne de tu olor. Los bebés tienen memoria olfativa, por lo que si se despierta en mitad de la noche y huelen tu fragancia, se tranquilizará.

Si tu bebé es mayor de 6 meses, debes probar a dejarlo ciertos períodos solo aunque llore, alargando este tiempo cada vez. De esta forma, se terminará acostumbrando a estar sólo. Sin embargo, no debes dejarlo que llore por largos períodos durante la noche, ya que esto podría asustarle demasiado.

Mécelo cuando llegue la hora de dormir. Si te gusta que se acueste un ratito contigo, es una buena táctica mecerlo antes de pasarle a la cuna, dándole a entender que es hora de irse a la cama. Si es menor de 6 meses, siempre es mejor que duerma en una cuna cerca de ti.

Compartir el rol del tranquilizador con la pareja, de manera que los dos podáis dormirlo.

Piensa en las posibles necesidades del bebé. Si se despierta llorando en mitad de la noche puede ser por tener un sueño flojo, pero quizá es porque está demasiado abrigado o tiene frío, o porque sus ropas no son lo suficientemente cómodas.

Cada niño es un mundo que además cambia día a día, por lo que estos trucos pueden servir más o menos… pero la esperanza es lo último que se pierde.